La labor docente implica ser un referente constante, un ídolo cercano; sus huellas e influencia en la sociedad son incalculables. La docencia exige dar y  darse para formar generaciones que puedan asumir los retos propios de sus tiempos. Por ello, la Universidad de Ibagué les rinde homenaje.